sábado, 7 de mayo de 2016

TRAPPIST-1 y la vida en las estrellas pequeñas.

Como continuación de la última entrada sobre la vida en las estrellas nos centramos en las estrellas pequeñas y, sobre todo, las muy pequeñas. Son importantes, porque es donde más fácil es encontrar planetas habitables. Pensemos que puede ser que el primer sitio en el que descubramos otras vidas sea un planeta en una estrella muy pequeña. Estas estrellas son muy rojizas y tenues. El panorama desde uno de sus planetas podría ser el mostrado en la imagen.


Representación artística de un riachuelo en TRAPPIST-1 d (Fuente: ESO)

A diferencia de lo que ocurre con las estrellas grandes, con las que es necesario un telescopio espacial para detectar planetas terrestres “Potencialmente Habitables”, la búsqueda en las estrellas pequeñas puede hacerse desde observatorios terrestres y, además, basta con utilizar telescopios medianos.

Sobre sobre todo es importante que sean telescopios que estén dedicados a esta tarea y a ninguna otra, buscando estrella tras estrella, noche tras noche, de forma incansable para detectar un tránsito que ponga de manifiesto la presencia de un planeta terrestre. Cuando se produce un tránsito de un planeta terrestre pasando por delante de su estrella, este bloquea un porcentaje de la luz de la estrella que es detectable desde la Tierra (si la estrella es pequeña). 

Luego se caracteriza la atmósfera del planeta. Para ello se analiza la luz de la estrella atravesando la atmósfera planetaria durante el tránsito, y ya sí es necesario un telescopio muy grande. A menudo se utiliza el Telescopio Espacial Hubble. Para facilitar esta tarea, las búsquedas de tránsitos desde la Tierra eligen estrellas cercanas, con suficiente luminosidad. En el futuro, el Telescopio Espacial James Webb será ideal para estos estudios. 


Un planeta terrestre transitando una pequeña enana roja. El planeta pasa entre nosotros y su estrella haciendo que ésta disminuya ligeramente su luminosidad. (Fuente: ESO)
  
Vamos a hablar del proyecto M-Earth. Consiste en dos observatorios robóticos, uno instalado en el Monte Hopkins en Arizona, operativo desde 2008, y el otro en Cerro Tololo en Chile, desde 2014. Cada uno se compone de 8 telescopios pequeños de apenas 40 cm de apertura. El descubrimiento del planeta GJ 1214 b en 2009 (época en la que casi solo se estudiaban atmósferas de gigantes gaseosos) causó sensación, pero hoy nos parece demasiado grande, con 2,7 R⊕. Más prometedor parece el hallazgo en 2015 de GJ 1132 b, ¡ de tan solo 1,2 R⊕!. Los teóricos de la habitabilidad predicen un planeta similar a Venus, demasiado caliente, pero hay que esperar a que el HST estudie su atmósfera. Nunca se sabe.


El observatorio de M-Earth en el Monte Hopkins. (Universidad de Harvard) 

Otro observatorio es TRAPPIST, ubicado en la instalación del ESO en La Silla (Chile). Utiliza un único telescopio robotizado de 60 cm de diámetro que se maneja directamente desde la Universidad de Lieja en Bélgica. 

Pues bien, apenas hace unas semanas el observatorio TRAPPIST ha detectado un sistema con tres (sí, tres) planetas terrestres ¡con 1,11, 1,05 y 1,16 R⊕!, ubicados a 0,0111, 0,0152 y 0,0584 UA, respectivamente. Los dos primeros quedan por dentro y el último queda por fuera de la Zona Habitable de la estrella, pero hay que recordar que estas mediciones, especialmente la del más lejano de los planetas TRAPPIST-1 d son muy (pero muy) imprecisas. De hecho, hay quien piensa que existe un TRAPPIST-1 e


El sistema planetario de TRAPPIST-1. En verde la Zona Habitable (Fuente: PHL)



La estrella TRAPPIST-1 es tan pequeña que está en el límite, es decir, si fuera sólo un poquito más pequeña dejaría de tener masa suficiente para realizar la fusión del hidrógeno y sería una enana marrón. Está relativamente cerca, a unos 40 años luz. 

TRAPPIST-1 comparada con el Sol. (Fuente: ESO)


Por supuesto, es inevitable que los teóricos discutan apasionadamente sobre la habitabilidad de estos planetas de los que apenas nada saben pero, la prueba verdadera llegará cuando el Telescopio Espacial Hubble pueda estudiar sus atmósferas, tal como está planificado para el final de este año.

¡Estemos atentos para entonces!



El reciente anuncio de TRAPPIST-1.

El comunicado de prensa del descubrimiento de TRAPPIST-1.

La detallada entrada del blog de Dani Marín sobre TRAPPIST-1.

Un resumen de noticias muy decente del gran Pochimax sobre el descubrimiento de TRAPPIST-1.

Aquí una inflamada defensa de la no habitabilidad de los planetas de TRAPPIST-1. Drew debería entender que los modelos teóricos, si no están validados con datos observados son sólo una primera aproximación. Encélado nos ha enseñado a esperar lo inesperado.

El paper del anuncio de GJ 1214 b en Nature por David Charbonneau.

El paper del anuncio de GJ 1132 b en Nature durante 2015.
¡No perdamos de vista a este planeta!

Los observatorios del proyecto M-Earth








6 comentarios:

  1. Muy buena informacion, respecto a los otros mundos que estan mas alla del sistema solar, estas extratierras estan alla albergado otro tipo de vida, falta mucho, pero la ciencia va avanzando en su descubrimiento, buen articulo, saludos :).

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Lo cierto es que no sabemos si hay vida, es cuestión de buscar. Algún día quizá encontremos algo que nos sorprenda a todos o quizá descubramos que estamos solos en una galaxia esteril.

    ResponderEliminar